Tableros curvados como expositores

Los expositores son una parte esencial en muchos negocios. Es habitual que se piense solo en su funcionalidad. Es lógico, pero no es el único elemento que hay que tener en cuenta a la hora de elegirlos, al fin y al cabo, la imagen es también muy importante. Cuando se busca una estética cuidada y elegante, los tableros curvados son perfectos.

Expositores únicos

Una de las mayores ventajas de los tableros curvados es su capacidad de adaptación. Versátiles y ligeros, permiten composiciones sencillas o grandes montajes gracias a la enorme variedad de piezas en las que se trabajan y que se pueden combinar entre sí sin mayores problemas. De esta manera, sea cual sea el uso que de los expositores se haga, siempre será posible adaptarse a él.

Independientemente de su tamaño, los tableros curvados ofrecen una ventaja también esencial en el caso de los expositores: su resistencia. Hay que tener en cuenta que las formas redondeadas ayudan a distribuir mejor los pesos y, aunque estos sean elevados y los productos voluminosos, a nivel visual lo que siempre predominará será una sensación de ligereza.

En el diseño con tableros curvados se consiguen también otros efectos visuales interesantes para atraer la atención hacia los expositores, como una cierta sensación de movimiento y, a la vez de accesibilidad. Y todo ello sin el peligro que aristas o bordes rectos pueden representar para los clientes cuando se acerquen.

Hay más, ese componente psicológico y emocional con el que se puede jugar para atraer miradas. El objetivo de los expositores es mostrar un producto, pero hacerlo de forma atractiva predispone a que esa primera impresión sea más favorable. Los tableros curvados transmiten serenidad y elegancia, mientras que la madera aporta un toque de calidez siempre interesante.

Mil y un diseños

El uso de tableros curvados en expositores permite que estos se integren perfectamente en la decoración cuando sea necesario. Comercios de productos exclusivos, pero también locales de restauración, clínicas de estética, tiendas de ropa o bisutería, enotecas… la lista de establecimientos en los que la clase de los expositores puede contribuir de manera decisiva a crear un ambiente distinguido y único es enorme.

No hay que olvidar, por otra parte, que en muchas ocasiones los expositores también contribuyen a crear esa imagen de marca tan importante para cualquier negocio. Una imagen que a veces pasa por la tradición, otras por la creatividad, la sofisticación, la exclusividad o la sencillez. No importa, con tableros curvados se pueden diseñar todo tipo de mobiliario.

Además, dar rienda suelta la creatividad para conseguir diseñar piezas únicas es muy fácil cuando se trabaja con este tipo de piezas de líneas suaves, insinuantes, a veces capaces casi de hipnotizar a quien las mira. El poder de seducción es básico cuando de lo que se trata es de mostrar, convencer y vender. Por ello, siempre hay que buscarlo en los expositores de una forma tan llamativa como elegante.

Recurval fabrica esos tableros curvados con los que los expositores de tu negocio nunca pasarán desapercibidos. Son piezas fabricadas siguiendo estrictos procesos y sometidas a rigurosos controles para garantizar su calidad, su resistencia y unos acabados impecables. Pieza de calidad para dar forma a uno de los elementos que serán parte esencial de la imagen que quieres transmitir.

No hay que olvidar que estrategias de marketing hay muchas, pero una presentación atractiva de los productos o servicios que se ofrecen siempre es efectiva. Y lo es no solo en tiendas y despachos, también en ferias o encuentros profesionales. Con nuestros tableros curvados y un diseño de expositores atractivo el efecto será siempre impactante.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *