¿Curvar la madera debilita su estructura?

El proceso de mecanizado de la madera es diferente a cualquier otro antes visto. El metal se maneja a través del calor, al igual que el vidrio. Sin embargo, exponer la madera a un calor igual que el necesario para maniobrar un metal es lo mismo que quemarla y consumirla. Es por esto que se usan otras técnicas. En este artículo, respondemos a una pregunta: ¿Curvar un tablón de madera puede hacerlo más débil?

Si quieres comprar tablones de madera curvos, es necesario que cuentes con una tienda de calidad, que emplee los procesos de mecanizado más actualizados del mercado y que ofrezca un producto de calidad, sin ningún tipo de variación en su composición. A continuación, conoce las formas de curvar tablones de madera sin meterte con la estructura de todo el conjunto.

Generalidades acerca del proceso de mecanización de materiales

La mecanización de materiales es el proceso por el que se cambia la forma de los mismos, ejecutando distintas técnicas. Cuando se trata del metal, podemos hacer empleo del calor y enfriamiento constante para obtener una pieza de la forma que queramos. Sin embargo, este proceso no se puede extrapolar al ámbito de las maderas. ¿A qué se debe esto? A las propiedades fisicoquímicas de este material, que se diferencia por mucho con el metal.

La mecanización de materiales es todo un arte. El hecho de encontrar nuevas maneras de cambiar la forma de ciertos objetos es algo digno de recordar. Es por esta razón que, las maneras de curvar madera crecen con el pasar de los días. Las personas aprovechan factores como la humedad, presión y, en pocos casos, temperatura, para lograr la forma deseada en los tablones de madera. Entonces, ¿Curvar madera la hace débil?

¿Cómo funciona la estructura de la madera?

La madera es un material perteneciente a la familia de los ortótropos. Esto significa que, generalmente, tienen una estructura simétrica, pero con una variación en sus ejes ortogonales. En resumen, son los materiales que, al cortarlos, tienen una especie de “fibra”, que podemos notar cuando vemos un tronco cortado.

Este tipo de materiales tienen una propiedad bastante particular. Es que,los esfuerzos de tracción, compresión, flexión o torsión que se apliquen, tendrán un resultado diferente en deformación, dependiendo de la dirección en que se aplique la fuerza.

Por ejemplo, la compresión resulta increíblemente inútil a un tronco cuando se hace en su dirección de crecimiento. Sin embargo, puede destruir fácilmente la más dura de las maderas si se aplica a través de los anillos del tronco.

Este tipo de material también es elástico, dependiendo de la dirección en que se aplique la fuerza. Por último, la madera presenta algunas características de porosidad que le permiten absorber muy bien la humedad. Esto es aprovechado para mejorar el proceso de mecanizado.

Factores que debilitan la estructura de la madera

Ya conoces las generalidades acerca de mecanización de materiales y algunas de las propiedades de la madera. Sin embargo, ahora es necesario que aprendas los factores que debilitan su estructura.

Primero que todo, ten en cuenta que existen dos formas de dañar un material. La primera es la física, y la segunda es la química. La física tiene que ver con todos los procesos de mecanización, como la flexión, torsión, compresión y flexión. Todos estos factores debilitan la madera, cuando son aplicados en cierta magnitud.

Sin embargo, bajo condiciones normales, la madera no soporta cargas que pueden hacerla fallar mecánicamente. Lo que en realidad daña la madera es la fatiga, que es la aplicación de una fuerza de forma periódica.

Por otro lado, factores como la humedad y la presencia de bacterias en el ambiente, así como de pequeños insectos, puede tener consecuencias devastadoras sobre la estructura de la madera. Este tipo de desgaste es originado por la acción química.

¿Curvar la madera hace que se vuelva débil?

Existen varias formas de curvar la madera, para obtener las hermosas piezas que ves en algunos lugares. Todas estas dan, sorprendentemente, el mismo resultado, tanto mecánica como estéticamente: una madera curvada, que se ve bastante bien y que, por dentro, no tiene ningún tipo de tensión debido a su curvatura. 

Sin embargo, el proceso por el que pasa la madera antes de curvarse la desgasta, tanto física como químicamente. Esto hace que, en efecto, curvar la madera la haga más débil. Sin embargo, cuando quieres un tablón recurvo, no te enfocas en su capacidad de soportar la compresión de una pared, sino más bien en la capacidad estética que tiene, de embellecer cada lugar en el que se coloca.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *